Estudiantes de Diseño afectados por incendios de Viña del Mar reciben beca de materiales Elsa Geywitz

alentina Fuentes, de quinto año; Camila González, de cuarto; Camilo Palma de tercero y Nicole Romero, en proceso de título, son los estudiantes de la Escuela de Diseño beneficiados por la «Beca de materiales Elsa Geywitz», que este año, a diferencia de versiones anteriores, no se realizó por concurso, sino que fue en directa ayuda de los alumnos afectados por los incendios de Viña del Mar.

La beca, originalmente creada para estudiantes mujeres de tercer año, es entregada desde 2017 por Magaly Ponce, diseñadora UV y actual profesora de Arte, 3D y Cultura en Universidad Estatal de Bridgewater, Massachusetts, en honor a su madre, Elsa Geywitz.

Este año la beca repartió un total de 500 dólares en materiales para los cuatro estudiantes beneficiados, junto con un adicional de 100 dólares en efectivo para cada uno.   

Como una familia

La estudiante Valentina Fuentes se mostró “totalmente agradecida, porque es una ayuda necesaria. Si bien no siempre es posible actuar con total rapidez, se agradece que se hagan las gestiones para poder estar bien académicamente y se recibe de la mejor forma posible”, señaló.

Su compañera Camila González calificó la ayuda como “inesperada, pero lo agradezco mucho. Personalmente perdí el sustento económico de mi casa y esta beca ayuda porque nos va a aliviar demasiado el bolsillo y va ser una presión menos para mi en el sentido académico, así que muy agradecida”.

En tanto, el estudiante Camilo Palma señaló que “esta ayuda nos hace sentir como una familia, se siente un apoyo de la escuela muy fuerte en todas las áreas y en las oportunidades que nos han brindado, por lo que se agradece mucho”.

Actuar como escuela

Oscar Acuña, director de la Escuela de Diseño UV, contó que “en esta ocasión decidimos no hacer el concurso y pedir autorización a Magaly Ponce para poder otorgar la beca de manera directa a los estudiantes que se vieron afectados en el incendio”.

“Lo anterior se suma a un fondo generado entre los académicos de la escuela que ha servido para financiar almuerzos o desayunos y entre otras cosas, pagar el certificado de título profesional a una estudiante afectada”, agregó.

“Lo que va quedando se va a repartir vía transferencia a los estudiantes afectados para que puedan disponer de los recursos”, aseguró.

El académico comentó que “6 de los 10 estudiantes de la facultad afectados por el incendio son de nuestra escuela, entonces pensamos que no podíamos quedarnos con los brazos cruzados y dejar a la UV toda esa responsabilidad”.

“Desde el primer momento entendimos que debíamos actuar como escuela, ya que esta ayuda fue algo que nació de los propios profesores y profesoras”, indicó.